La Federación Internacional de Universidades Católicas

Por iniciativa de la Università Cattolica Del Sacro Cuore (Milán, Italia) y de la Katholieke Universiteit Nijmegen (Nimega, Países Bajos), en 1924 se adoptaron medidas preliminares para reunir a las universidades católicas en una Federación para examinar cuestiones específicas de interés común. Estos esfuerzos se concretaron al año siguiente en una reunión en el Instituto Católico de París donde 14 universidades de diferentes partes del mundo estuvieron representadas en una primera Asamblea General.
 
No fue sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial que la "Foederatio Universitatum Catholicarum" despegó. Fue reconocido por un decreto de la Santa Sede en 1948 y por el Papa Pío XII en 1949. Se convirtió en la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC) en 1965. La FIUC colabora activamente con la Congregación para la Educación Católica.

Seis servicios principales dedicados a los afiliados articulan las actividades de la Federación

1. Un departamento de formación

Fue en vista de los cambios en la educación superior y con el fin de preparar mejor a nuestras universidades católicas que se creó el Departamento de Formación.

Estos cursos se estructuran en torno a temas como "Gestión y Liderazgo", "Internacionalización e Interculturalidad", "Innovación Pedagógica", "Conflicto Académico y Mediación", "Pastoral Universitaria", "Mejora de las Políticas de Investigación".

La oferta de formación está llamada a evolucionar para tener en cuenta la realidad de un mundo universitario en perpetuo cambio y proponer programas que permitan al personal académico y católico del mundo hacer frente a los grandes desafíos de hoy. mañana.

En el período 2017-2018 se han impartido no menos de una docena de cursos de capacitación presenciales en español, inglés y francés, que han beneficiado a unas 100 personas.

Para más información, puede visitar la página dedicada al Departamento de Entrenamiento.

2. El Fondo de Dotación Laudato Si' para proyectos académicos y sociales

Desde 2018, la FIUC dispone de un instrumento de financiación para proyectos universitarios y de cooperación social. El Fondo de Dotación Laudato Si' tiene por objeto apoyar una política de desarrollo de programas de investigación en ciencias humanas y sociales en las instituciones católicas de enseñanza superior de todo el mundo.

3. El CIRAD, un instrumento para fomentar la cooperación científica

La globalización de las cuestiones internacionales obliga a la comunidad de investigadores a trabajar a escala internacional, a fin de comprender los problemas en su dimensión mundial, pero también teniendo en cuenta sus repercusiones locales. Las universidades miembros de la FIUC ofrecen la ventaja de estar presentes en todos los continentes, de poder abordar la investigación desde una perspectiva multidisciplinaria que integre las expectativas culturales y de poder trabajar en el marco de grupos de investigación internacionales, dentro del Centro Internacional de Investigaciones y Apoyo a las Decisiones (CIRAD). Esta última, fundada en 1975, tiene por objeto promover la investigación interuniversitaria y multidisciplinaria en el marco de la cooperación internacional y ofrece un espacio para reuniones, debates, producciones intelectuales e intercambio de conocimientos.

4. El Departamento de Estudios Prospectivos en la Enseñanza Superior

El mercado mundial de la educación superior se enfrenta hoy en día a profundos cambios; los vinculados a la cuarta revolución industrial, organizados en torno a la revolución de las NTIC y ahora la Inteligencia Artificial, se encuentran entre los más importantes. A corto plazo, la organización de nuestros campus se modificará profundamente; si el mundo del empleo se transformará por la aparición de nuevas profesiones, la desaparición y la mutación de los empleos actuales, nuestras universidades también deben prepararse para lanzar nuevos cursos de formación.

Con el fin de ayudar a los rectores y equipos de gestión de sus universidades miembros, la FIUC ha creado una Unidad de Prospectiva de Educación Superior. Sus actividades son las siguientes: publicación de un informe anual sobre "El futuro de los empleos", publicación de un informe anual sobre la enseñanza superior católica; animación de debates y seminarios en torno a los cambios en los empleos y, por consiguiente, nuevos cursos de formación que se crearán para los estudiantes.

Puede visitar la página dedicada a esta unidad aquí : Departamento de Prospectiva en la Enseñanza Superior

5. Presencia mundial y establecimiento de redes: intercambio de experiencias

La presencia de la CFIU en las instituciones internacionales se remonta a 1965. Esta voz católica internacional en el campo del conocimiento se escucha en París en la UNESCO con estatuto de observador, obtenido en 1967; en Nueva York en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC); en Ginebra en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas; en Estrasburgo en el Consejo de Europa. La Federación también está presente en el Foro de interesados en la educación superior de la OCDE y en la Red de grupos de reflexión e instituciones académicas de la OSCE.

En todos estos casos, la voz de los académicos católicos, a través de la red de expertos de la Federación, encuentra un eco.

6. El Portal Mundial de Universidades Católicas

En el año 2020, la FIUC lanzó un portal único para todas las universidades católicas, con funcionalidades prácticas reservadas para los afiliados de la Federación.

Este instrumento de cooperación tiene por objeto ofrecer la visión más completa posible de la enseñanza superior católica y fomentar la colaboración entre las universidades afiliadas mediante una plataforma de colaboración, convocatorias de colaboración, convocatorias de proyectos, etc.